sábado, 27 de octubre de 2012

Canción de mates dulces

La música se fuga del ordenador des-ordenadamente,
una canción de amor,
el amor está en la estación,
la radio primavera,
priman los sentimientos a la hora del mate,
aunque en la mesa sólo estemos los 3,
la mesa, el mate y yo,
las notas ya se escaparon,
no recuerdo cuando fue que la vi,
una canción que cambia en la rocola mágica,
a cada paso que da el día soleado,
se nubla mi vista,
empañados los anteojos,
empapados mis pies,
bailan mis piojos,
lambada,
se lavó el mate dulce de tus caricias,
la melodía de tus palabras retumba,
mi tumba de concreto edificado horizontalmente,
caminas por los rincones de mi mente,
ríes musa,
danzas pictóricamente,
Alfonsina retorna caminando sobre el agua,
como Jesús, de Laferrere,
notas mis dedos deformes de tanto rasguñar las piedras:
-¡¿Por qué te habrás tenido que escapar por la arena hacia el mar?!
Un céfiro suspira, al pasar, tu nombre
mi cabeza deja de pensar,
sorbo un dulce lavado más,
beso tu beso un dulce amargo tu beso de besos,
miro por la ventana con el porongo en mano,
salto al vacío sonriente,
me agarras de la mano para pasarme el termo,
susurras una brisa a mi oído,
cambiamos la yerba al sol,
cambiamos de tema,
la próxima canción nace en el parlante...

Monumento a Alfonsina Storni en Mar del Plata, @Yo.

Publicar un comentario