miércoles, 4 de julio de 2012

Prestar atención a los carteles del amor

Este pequeño párrafo nació mientras chateaba con una amiga que se quejaba que sus estudios no le permiten tener más que relaciones pasajeras. A no desanimar gente bonita que nunca sabemos quién o qué (sobre gustos no hay nada escrito) está  a la vuelta de la esquina.

Las enseñanzas de la vida no siempre duran una eternidad a veces, duran lo que tardan dos átomos en colisionar en una molécula de agua, esas son las cosas que suelen tener significado cuando las vemos en retrospectiva. Como decía Einstein, las cosas pequeñas de la vida. Además, quién te dice que de algo tan pasajero como el suspiro que exhalamos en nuestro de lecho de muerte, de la agonía plena de la mujer pariendo, de esa conjunción que es algo efímero como nuestra vida en el universo in-finito no surge una idea revolucionaria que se prenda a nuestra vida como una garrapata guerrera. La respuesta que tanto anhela nuestro corazón puede aparecer de algo tan efímero como un quintillón de diamantes o de la eternidad de una mariposa emperador, sólo hay que prestar atención. Acaso no lo sepas, y el futuro ya llegó.

Imagen tomada de  http://www.optical-illusionist.com/ los derechos e izquierdos son de ellos.

Publicar un comentario