viernes, 21 de octubre de 2011

Traducción estudiantil


             Este poema vino a mí, entre otros, mientras esperaba para entrar a trabajar en la escuela donde doy clases de inglés de primaria en el barrio de Belgrano en Buenos Aires. Al momento de escribir las siguiente palabras pasaban chicos solos, acompañados por padres, madres, abuelos, abuelas, amigos, amigas, parientes, empleadas, cualquiera. Los escuchaba hablar al pasar y era tan raro lo que decían que parecía haberme materializado en la Luna en medio de una conferencia de la Organización de Naciones Selenitas en plena asamblea general dentro de la cabina de intérpretes. Lo triste, estaban hablando en castellano, no fue que de golpe sufrí de un impasse mental y mis oídos o mi cerebro dejaron de entender las palabras que el castellano me hizo aprender a la fuerza, no. NADA DE ESO, simple-mente que lo que decían esos chicos y chicas de diversas edades eran palabras en selenita para mí. Y no es que uno sea un dinosaurio, sino que las cosas que decían carecían de sustancia, significante y significado. Eran como balas escupidas de una metralleta infernal que no decía nada de nada, quizás lo mismo que esta explicación sin parar que puede que no diga nada de nada, mis palabras escritas no pueden describir en este momento lo que viví hace unos días. Ni sustancia, significante y significado, escribo en selenita. Guarda que el selenitismo lingüístico parece ser contagioso. Espero que lo escrito antes de caer presa de esta rarísisisima enfermad esnob porteña expliquen mejor el sin sentido sentido en ese momento en que el agujero negro hizo vacío y PLOP... nada... explicación DADÁ... complemento suplemento divertimento DA-DE-DI-DO-DU bla bla bla bla bla bla DA-DE-DI-DO-DU bla bla bla bla bla bla DA-DE-DI-DO-DU bla bla bla bla bla bla [*la traducción de las palabras del autor del idioma selenita al castellano a partir del último bla bla bla las transcriptas como explicación se vuelven inaudibles, por eso pasamos al poema que el ahora delirante autor hizo referencia al principió de su divague con el deseo que el mismo exprese mejor que el autor lo que quiso significar.] El Traductor.


27 años hace que estoy a los tronchazos

Con mi lengua. Viperina, irreal. Mente castellanizada.
22 años hace que soy un Ahab. Cualquiera,
En mi barca de papeles,
Pescando una blanca ballena inglesa.
2 años parado fuera de la casa
De un amor afrancesada
Mientras graniza desde el bidet
De mi cerebro atascado.
2 meses dentro de la picadora de carne.
Escolar, primaria difícil elección
Luego del leal día. Descamisadas pasan
Las palabras infantiles cuyas lenguas
Caminan senderos irreconocibles por
Borges, Cervantes, Dante, Shakespeare, Victor Hugo, Pushkin, Joyce, Eminescu, Unamuno…
Nadie sabe que sale de sus impúberes bocas,
Algo que se asemeja, a la lejanía sideral
Del otro lado del espejo negro intergaláctico DAdà de los sueños rotos
Que caminan a la velocidad de la luz
Por el boulevard.
Nadie sabe que dicen,
Ni siquiera ellos, con todo
Su dinero servido en la bandeja de 1
Toca discos de platino sin lustre.
Son loros adoctrinados por el tiempo
Nuevo del hombre viejo
Porteño que patina en gases
Atmosféricos surrealistas.
Es tres.


Publicar un comentario