sábado, 9 de febrero de 2008

Otra cortita

La noche estaba tormentosa,
la mar se mecía tempestuosa
y entre tanta tristeza y melancolía,
apareciste tú, para brindarme alegría.

Publicar un comentario